encuentros_mar_2009

:: El Hierro ::
Diciembre 2009 | Enero 2010
Valverde | El Pinar | La Frontera

El V Festival Encuentros en el mar se presenta como una oferta de ocio y cultural que está encuadrada en una filosofía de reflexión sobre el mundo en el que convivimos. Una oferta lúdica -donde predominarán los elementos y las actividades de ocio y cultura- que estará regida por un elemento de unión que pretende adaptarse a los distintos públicos para lograr dar un toque de atención sobre la realidad social con la que vivimos pero que, en muchos casos, no percibimos como tal.

Por ello, en esta quinta edición se ha dado un giro en el planteamiento de este encuentro para adaptarlo a la nueva corriente de cultura con conciencia a la que queremos sumarnos. Y el tema sobre el que se reflexionará será África, la emigración y su cultura.

La realidad africana es la que más cerca tenemos de Canarias. Son tan pocos los kilómetros que nos unen a este continente que en la última década hemos asistido a la llegada de miles de personas procedentes de él en embarcaciones que, en otros momentos, se habrían considerado de recreo o de pesca de bajura. A pesar de lo increíble que resulta este traslado y que los que lo hacen se han convertido en unos verdaderos “héroes de ébano”, lo que sí es totalmente impensable es que un europeo pueda realizar un trayecto similar. Es una cuestión geográfica lo que se lo impide. Sin embargo, esta cercanía en kilómetros al continente negro se convierte en una distancia galáctica a la hora de acercarnos al conocimiento cultural y antropológico de los cientos de pueblos africanos que son unos perfectos desconocidos para los canarios. Esta lejanía cultural hace que, en muchos casos, se perciba la llegada y la convivencia con las personas que provienen del continente vecino como un problema en vez de cómo una oportunidad.

programa2

El V Festival Encuentros en el Mar quiere ayudar a que el conocimiento del otro se realice de una forma sosegada y lúdica a través de actividades como exposiciones de fotografía, conciertos, charlas y, muy especialmente, con los talleres dirigidos a un amplio público que va desde los más pequeños de la casa hasta los adultos.

Las culturas buscan, se buscan, se encuentran, se juntan, se miden, se gustan, se repelen, se escogen, pero no pueden eludir esta ley fundamental que las obliga en interacción a recoger de las demás aquello que viven como útil o hermoso. En efecto, “cultura” tiene dos significados que son diferentes y, sin embargo, absolutamente complementarios. La cultura es la diversidad creativa plasmada en las “culturas” concretas, con sus tradiciones y expresiones materiales e inmateriales únicas. En segundo lugar, la cultura (en singular) alude al impulso creativo que se halla en el origen de esa diversidad de “culturas”. Estos dos significados de “cultura”, son indisociables y constituyen la clave de la interacción de todos los pueblos en el contexto de la mundialización.

Las redes de comunicación e información, la creciente integración de las economías nacionales, el crecimiento de los mercados transnacionales y el aumento de los contactos interculturales de todo tipo plantean nuevos problemas en materia de diversidad cultural. Además, las raíces culturales son profundas y, en muchos casos, están fuera del alcance de influencias. En este sentido, la mundialización se entiende mejor como un proceso con muchas facetas, que comprende la circulación, cada vez más rápida y de mayor volumen, de prácticamente todo –capitales, mercancías, información, ideas, creencias, personas– por vías que cambian constantemente.

En el contexto de la mundialización, el aumento de las migraciones y el crecimiento de las ciudades, los desafíos de preservar la identidad cultural y fomentar el diálogo intercultural adquieren una nueva importancia y se hacen más urgentes. En un mundo caracterizado cada vez más por la mezcla de culturas, los empeños por salvaguardar las manifestaciones de la diversidad cultural cobran una importancia especial para cualquier iniciativa de carácter cultural como la que nos une en El Hierro en las próximas fechas.

Los procesos de integración, acuerdos supranacionales o la circulación y movilidad de sus ciudadanos, en procesos de migración configuran realidades culturales generadoras de cambios y de nuevas necesidades de conocimiento mutuo, contacto, intercambio, etc… entre culturas, países, pueblos etc…, tanto si les unen lazos culturales, históricos, políticos o existen nuevas voluntades, de los agentes culturales, en desarrollar trayectos compartidos. La globalización, se va instalando en nuestras vidas donde, cada vez es más difícil, estar al margen de sus efectos, tanto positivos como negativos. Sus repercusiones se notan en como la sociedad adquiere una nueva forma de percibir y vivir el hecho de la movilidad y los intercambios de información como camino de estos nuevos escenarios culturales.y los intercambios de información como vías de estos nuevos escenarios culturales.

ENCUENTROS EN EL MAR quiere confirmar en esta edición que la cooperación cultural internacional adquiere un nuevo significado en estos nuevos tiempos adquiriendo nuevas formas de acción con la participación de un gran abanico de actores sociales; como una herramienta importante para construir y aportar nuevas estrategias y exploraciones en la denominada globalización ascendente y participativa.

Recientemente nos ha recordado la UNESCO que la necesidad de invertir en la diversidad cultural y el diálogo intercultural es fundamental. La integración de la diversidad cultural en una amplia gama de acciones públicas y privadas, incluso en aquellas que puedan parecer bastante alejadas de las políticas culturales en sentido estricto, contribuirá a que la comunidad internacional aborde con una nueva perspectiva dos objetivos de fundamental importancia, a saber, el desarrollo y la edificación de la paz y prevención de conflictos.

ENCUENTROS EN EL MAR es una invitación a hacer hincapié en la “la unidad en la diversidad”, es decir, en la humanidad común que emerge de nuestras diferencias. Las culturas en contacto expresan sus formas y mensajes de forma libre y sin grandes perjuicios. Los hechos culturales coexisten y se influencian sin tener en cuenta las rentas, orígenes, etc… Es un contacto entre iguales que permite ver al otro como portador de una expresión cultural determinada, esta es su belleza.